Relato de un Vega Sicilia Único de 1953…

Hay días en los que uno se siente feliz; en los que sabes que lo que haces, tu sacrificio diario , tendrá recompensa, en los que dices: “ Que bonito es este oficio “

Lunes, nueve en punto  y Santceloni  como en los últimos  11 años, abre sus puertas para comenzar una noche más a dar las cenas. ¿Una noche más? Aquella no iba a ser una noche más….Por las empinadas escaleras descienden los que iban a ser nuestros primeros clientes de la noche, un matrimonio Chino, de mediana edad y de apariencia Correcta y sencilla. Les acompañamos a su mesa y después de servirles sus dos copas de Champagne Gosset Gran Rosé  como aperitivo,  el Sr. Pidió   la carta de vinos. Yo me apresuré a llevársela, sabemos que  muchos clientes prefieren  elegir primero  el vino  antes que la comida. El Señor entregó el apartado de blancos y espumosos a la Señora y él se quedó con los tintos, el cual  leyó minuciosamente.

Pasados unos minutos, me acerqué a la mesa de nuevo y pregunté si había visto algún vino  que le gustase y me preguntó  mi opinión sobe el Vega Sicilia Único del 1953, actualmente la añada más antigua de la vertical que disponemos en nuestra bodega. Sentí un escalofrío por mi cuerpo y una ligera sonrisa delataba mi emoción ante la posibilidad de abrir semejante maravilla…Le comenté que, para ser sincero, nunca había tenido el privilegio de abrir un Único de 1953, que suponía que debía de estar fantástico pues era un vino que conocíamos su procedencia al venir directamente de Bodega  de Vega Sicilia hasta nuestro restaurante, garantizando su perfecta conservación durante tantos años, y que para más señas, un mes antes habíamos vendido un Único de 1942 y estaba sublime, uno de los mejores vinos que había probado nunca.

Mis comentarios dibujaron una sonrisa en la pareja y finalmente me dijo adelante. Subí las escaleras en dirección  a la bodega , nervioso y feliz a la vez, cogí la botella con tanto cuidado como una madre coge  en su regazo a su recién nacido, lo puse en su cestillo y regresé a la sala lleno de emoción.

Al entrar por la puerta, frente a mi me encontré a David Robledo que esa noche estaba haciendo de Maître, y se quedó de piedra al verme portar semejante Joya. Le ofrecí si quería abrirla él mismo, ya que es el 1er Sumiller del restaurante, pero me dijo que lo hiciera yo, ya que me la habían pedido a mi. Me acerqué a la mesa, les mostré la botella a los clientes y procedí  a su apertura.

Al cortar la cápsula comprobé  que el corcho estaba en un estado óptimo, pero por seguridad, preferí utilizar el descorchador de láminas. El corcho salió al primer intento , sin problemas, estaba en muy buen estado y olía perfectamente, entonces lo presenté al cliente. Limpié el cuello de la botella, serví un poco en mi copa y pude comprobar que el vino estaba en perfecto estado después de casi 60 años reposando. No tenía ningún defecto, pero si muchísimas virtudes, pero no me detuve a analizarlo, pues los clientes esperaban.

Le serví un poco al señor, lo probó y tardó unos segundos que me parecieron eternos hasta que me dio su aprobación . Entonces me tranquilicé , mis nervios se calmaron…imaginen que en este momento me llega a decir el señor que no le gusta…uffff

Entonces pude regresar más relajado a por la copa que me había servido y me detuve a disfrutar del veterano caldo. Presentaba un color rojo rubí con ribete teja con una capa de media intensidad. Muy bello para su edad. Entonces lo acerqué a la nariz y pude comprobar que tenía muy buena intensidad, sus aromas eran limpios, las notas primarias y secundarias habían desaparecido, dejando paso a un complejo y elegante ramillete de delicados aromas terciarios. Cuero limpio, pimienta negra, Clavo de olor, Caja de puros, Canela, Café.. todo perfectamente equilibrado conformando un divino Bouquet.En la boca estaba vivo, con paso de boca delicado pero gustoso, tenía acidez, su tanicidad era pura seda y después de tragarlo, su recuerdo era delicioso, Pura fantasía en la boca.

Días como estos hay muy pocos, lo sé, pero  me siento afortunado por estar ese día  Trabajando en Santceloni,  Salud!!

Alejandro Rodríguez  (Segundo sumiller restaurante Santceloni)

 

www.vegasicilia.com

Anuncios

Acerca de Abel Valverde

Disfruto con mi trabajo, es mi pasión desde mi infancia , la hostelería es para mi una forma de vivir, tengo el honor de dirigir uno de los mejores establecimientos de este País, El restaurante Santceloni, creo que nunca es tarde y que lo bonito de nuestro oficio es que nunca dejas de aprender, siempre con afán de superación y haciendo lo que mas me gusta . Después de 6 años en can Fabes, nos lanzamos Oscar velasco , David Robledo y Yo, de la mano de Santi Santamaria en este proyecto, que a día de hoy continua mas vivo que nunca.. Saludos! * Algunas de las fotos de este blog son propiedad personal del autor, otras son extraídas de distintas fuentes, si alguien considerase vulnerados sus derechos de propiedad contacten con el autor. samarela@me.com
Esta entrada fue publicada en ARCHIVOS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Relato de un Vega Sicilia Único de 1953…

  1. kike dijo:

    No he tenido el placer de degustar ese año, pero si os sirve de consuelo, os dejo enlace a esta web http://www.memimo.es publican una promocion de Lavinia donde te regalan un Vega Sicilia del 2006 si compras en su tienda online¡¡¡ Espero que os guste

    • Buenas tardes Kike , la verdad es que me parece una muy buena promoción, entiendo que marcarán algún pedido minimo para dicho regalo , sino menudo negocio!! Saludos y gracias por pasarte por mi Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s