Oiga! esto es una vergüenza!

CLIENTAInteresante reflexión a la que nos invita nuestro colaborador Adán Israel, tema que en alguna ocasión he tocado en algún post, lo difícil que es para nosotros lidiar en ciertas situaciones comprometidas, o cuando el cliente roza el limite, perdiendo las formas y el respeto hacia las personas que componen un equipo. Siempre hay que intentar luchar por y para la satisfacción del cliente, el cliente tienes sus derechos al pagar la factura de un restaurante, si por supuesto!, pero también se debe a unas normas de conducta y de respeto humano hacia las personas que componen un equipo, el echo de pagar una factura no quiere decir que todo vale o todo es posible, al final nadie quiere este tipo de situaciones, y muchos menos llevarte tales disgustos a casa, porque esto Señores  afecta y mucho…

 

No me da vergüenza contar que escuché ese reproche alguna vez, camarero fusiladotanto de mi labor como de algún compañero, he trabajado en varios tipos de local  tanto baratos y populares como en Restaurantes cuidados y caros, y como se dice en mi tierra, al que cuece y amasa de todo le pasa. Es una frase habitual del cliente descontento por lo que sea, es de lo primero que dice.

cliente enfadadoAhora bien, el cómo ha llegado a eso es otra historia, estarán los gastrotalibanes que en su inmodestia digan que eso es intolerable, que un cliente no debería llegar a ese punto, y creo que en el ideal de los casos llevan razón peeeero, es inevitable que por una de esas cosas que pasan pueda llegar a suceder, y dentro de la cantidad de clientes que puedan llegar a sufrir un una molestia así el porcentaje de que sean de los que claman al cielo es muy alto. Y digo yo que la labor en equipo, pilar de la hostelería merece un poco más de respeto, que a nadie le gusta llegar a esos entuertos y que el cliente no siempre lleva la razón, y si la lleva puede perderla con maneras tales que ¡esto es una vergüenza!.

Una vez me dijo el gran Maestresala Blas, que al cliente se le ADAN DECANTAreconoce al pasar y acomodarlo, al darle las cartas ya sabías de qué pié cojeaba, y que diferenciase del cliente habitual, satisfecho, contento con lo que hay y el cliente tenso, incómodo, el que viene de poca gana y propenso al descontento, qué gran razón, y qué arte poder acertar! Y qué pena cuando los astros se alinean en contra del local! Y si además el cliente se exaspera….

Hay muchos manuales que explican cómo obrar, el famoso keep calm, pero no es para siempre. Todos hemos visto gente que se crece, que ve se cree en derecho de liarla parda y gritar su descontento, y ahí que´? Yo he conocido Restauradores que los han echado a la calle casi a patadas, al que no razona no le doy razones me dijo un gran chef (al que adoro), y los e visto que han procurado la calma, han aguantado el chaparrón, han sacado las hojas de reclamaciones y se han tragado el responso, como dijo Rosendo, maneras de vivir.

ADAN DEGÜELLAUn seguro servidor vuestro no se atreve a afirmar qué haría en un caso de esos, pero opino que a ese cliente se le debe recordar que la Restauración es cosa de humanos, y puede ocurrir errores, y que con calma y educación se llega a cualquier cosa.

No hace mucho vi un caso de vergüenza ajena, y la Señora clienta recriminó desde el uniforme a los platos, no le cuadraba nada, ADAN GUIÑAcomparando el local con otro conocido de muy distinto nivel tanto de cocina como de precios, el que atendió se lo comía con patatas toda la parrafada de esa Señora, que afirmaba entender mejor que nadie la Hostelería, pero claramente se sentía defraudada con sus expectativas del local. ¿Es eso un motivo? ¿Eso la daba derecho a montar un cirio que nos enterásemos los demás en la sala?. Luego comentaba con el que aguantó el chaparrón de que lo más probable luego se encontrara toda la reclamación en Internet, que eso es tema para otro post.

Satisfechamente vuestro

Salud y pliegos de descargo!

Adán Israel ,Presidente ASUMAN  , Vcpte. Asoc. Sumilleres CLM

Anuncios

Acerca de Abel Valverde

Disfruto con mi trabajo, es mi pasión desde mi infancia , la hostelería es para mi una forma de vivir, tengo el honor de dirigir uno de los mejores establecimientos de este País, El restaurante Santceloni, creo que nunca es tarde y que lo bonito de nuestro oficio es que nunca dejas de aprender, siempre con afán de superación y haciendo lo que mas me gusta . Después de 6 años en can Fabes, nos lanzamos Oscar velasco , David Robledo y Yo, de la mano de Santi Santamaria en este proyecto, que a día de hoy continua mas vivo que nunca.. Saludos! * Algunas de las fotos de este blog son propiedad personal del autor, otras son extraídas de distintas fuentes, si alguien considerase vulnerados sus derechos de propiedad contacten con el autor. samarela@me.com
Esta entrada fue publicada en ARCHIVOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Oiga! esto es una vergüenza!

  1. Zaulo David Valencia Alba dijo:

    Me encanta! Tienes toda la razón. Grastrotalibanes XD me encanta esa palabra, te la copio jejeje

  2. Me encanta! Tienes toda la razón. Gastrotalibanes XD me encanta esa palabra, te la copio jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s